09 noviembre 2005

Mi primer vuelo




Mi primer vuelo.Fue en 1992. No recuerdo con quien viaje, pero era para preparar una gira de dos días del entonces ministro de Hacienda, Alejandro Foxley, al sur. Había terminado recién mi práctica en dicho ministerio y ya me habían contratado a honorarios por un sueldo de , creo que, $ 45 mil ó $ 55 mil. Pero era mi primer trabajo formal.
Sólo recuerdo el viaje porque los nervios me mataban. Primero fue el chequeo con carnet en mano. Ese papel plastificado blanco con una cara de adolescente delgado y mucho pelo, lo revise por lo menos ocho veces la noche anterior en mi pequeño dormitorio.
En la mañana me pasó a buscar un radiotaxi que en su marca era algo de Andes a las 6:15 horas de la mañana. Mi vuelo salía las 8:45 horas.
Tras pasar y entregar mi bolsito -que era de mi mamá - en el que llevaba toalla y bastante ropa como para una semana. me subieron a un bus, porque mangas en ese tiempo ni se pensaba tener y por una escalerita subí al avión con una estrella blanca en un circulo cuya mitad era roja y la otra azul, un LAN 737.
Sentado en al lado de la ventana muy cerca de la cola del avión fui siguiendo atentamente las instrucciones de la azafata. "Existen tres salidas de emergencia, en caso de descompresión caerán mascarillas desde la parte superior, los adultos que viajen con niños pónganse primero la mascarilla y luego al menor", leía la jefa de vuelo con su uniforme azul. Luego repetía las instrucciones en inglés, jugaba a identificar las pocas palabras que conocía y me decía "debes aprender a hablar inglés, te hace falta" . Han pasado 14 años y aún no lo he hecho.
Tras abrochar los cinturones y comenzar a jugar con el dulce , que momentos antes me regaló la azafata, con mi lengua tras un "cross checking" que dijo la jefe de cabina, el avión comenzó a moverse lentamente en ruta al norte.
Una vez que enfrenta el cabezal se ubica hacia el sur y comienza la carrera por despegar...la sensación fue tremenda. Un cosquilleo en el estomago, la vieja torre de control del aeropuerto pasando a mi derecha, los 200 kilómetros por hora que dicen que los sobrepasan y el ruido de las turbinas.... la nariz del avión comienza a elevarse y vi las cabezas de los pasajeros de las primeras filas, una sonrisa en mi cara y las casas se comienzan a ser pequeñas, en las calles los autos se ven chiquititos.
A mis 22 años estaba volando. Algo que para los muchachos de mi barrio era un sueño, como lo era para mí en ese momento. Cuantas veces vimos cruzar los aviones Cesna que iban a Tobalaba (la casa de mis papás está en la ruta de aterrizaje del aeródromo). Y yo volando y viendo las nubes como copos de algodón y ese claro azul del cielo....

4 comentarios:

Andres Palma dijo...

Jaime,

Welcome aboard ;-) Estas añadido a mi lista de blogs recomendados.

Para seguir con el tema de los primeros vuelos. El mío fue en septiembre de 1989 a Buenos Aires (auspiciado por la universidad, a un seminario de estudiantes de periodismo), tenía 18 años pero no recuerdo por qué necesitaba el permiso notarial de mis papás. De eso sí que me acuerdo muy bien: como estaban separados, conseguir que fueran a la notaría juntos sí que fue un jaleo! Mi mamá todavía tiene la tarjeta de embarque como recuerdo. Estaba muy nervioso, cuando subí al avión no sabía qué papel tenía que pasar a la azafata (que al final recibió el turro de documentos y sacó la tarjeta de embarque). Fue la primera vez que comí queso roquefort y la comida me pareció buenísima, señal de que a) o estaba demasiado fascinado o b) en esos tiempos el servicio era mucho más que una galletita del coppelia con una coca light. Por supuesto que me traje de recuerdo los cubiertos de lan (metálicos y bonitos), la servilleta y la revista, que parece que todavía anda dando vuelta en la casa de mi mamá, una coleccionista de recuerdos (=cachurera) sin remedio...

Noticias del Viejo Mundo dijo...

Bienvenidos desde el otro lado del "charco" .... bueno, mi primer viaje también fue emocionante, en un Boeing 747 a Londres con la British Airways, desde entonces una de mis favoritas. Era mi primer viaje completamente sólo y donde yo me las arreglaría por las mías, incluido la compra del pasaje que me costó meses de ahorro y la venta de mi super cámara fotográfica. Prometí recuperarla pero nunca lo hice.
Lo que me gusta hasta el día de hoy es el despegue, la sensación de pasar prácticamente 0 a casi 300 km/h en la pista de despegue, lo comentaba con la Karen R, hace unos días en su blog. Creo que debe ser similar a lo que experimentan los astronautas cuando despegan ... mi segundo vuelo fue desde UK a Alemania unos meses después, y ahí si me dio miedo, era un avión a "helice", de esos que yo sólo había visto en películas de los anos 60 o algo así. El ascenso a lo montana rusa, el ruido de las helices y una que otra turbulencia , me volvieron a la realidad: esos son los aviones para vuelos cortos "en Europa" ... saludos y espero poder leerte pronto nuevamente.

Karen dijo...

No hay nada mejor que el despegue del avion...mi primer viaje fue a Los Angeles, California, con mi papá, que era el capitan del avion. Un 747 que él mismo había traido desde Seattle. Recuerdo pocas cosas más emocionantes que ese día. Gracias a dios, para esa época si había mangas en el aeropuerto.
Un abrazo james. Ya te linkee a mi blog y espero leerte muy seguido!!
karen

equipo paranoico dijo...

Julio Castro
Me parecio bastante bueno que hayas tomado la nota de Lota y la ocuparas en un lugar mucho mas humano ,como son los blogs,ya que la publicacion que tuvimos en DF,salio casi con lagrimas.
Y en cuanto al primer viaje en avion,el mio fue a la Isla de Pascua,que Tal!!!
Lo felicito por el blogs