14 mayo 2014

Un gran discurso con pasión, corazón y realismo.

“Tenemos que ponernos de acuerdo y tener un Chile capaz de pensar con el corazón y no con la calculadora”, así cerró su intervención Iván Fuentes durante la discusión del proyecto de Reforma Tributaria.

Un discurso que parte muy simple, pero que toma la fuerza que entrega el conocer las realidades que representas. Un discurso que se sitúa entre los que a mi juicio son verdaderos y que nos hacen creer que aún existen personas con ideales y cordura en nuestra política.



Bien Don Iván y, por favor, no cambie.










No hay comentarios.: